La eficacia del mantenimiento eléctrico

La eficacia del mantenimiento eléctrico

El mantenimiento de instalaciones eléctricas debe estar profundamente desarrollado y con una alta calidad, y así mantener la instalación en perfectas condiciones de funcionamiento y seguridad; realizando esta actividad electricistas altamente cualificados. En el caso de las instalaciones de alta tensión,  en el mantenimiento preventivo y predictivo se realizan revisiones constantes de mantenimiento a todos los elementos que afectan la tensión, como los que están situados en los centros de transformación o distribución. Se debe realizar además, una verificación del estado general de todos los elementos, como los equipos de protección y control, los aisladores, las conexiones, las tierras y niveles, las fugas de líquidos, entre otros; y al mismo tiempo la limpieza, lubricación y reapriete.

El mantenimiento correctivo se realiza en base a los defectos y/o deficiencias encontradas durante las revisiones, y consiste en realizar una planificación del mantenimiento a efectuar; con un alto nivel de calidad y a su vez minimizar lo más posible los cortes del suministro eléctrico y así permitir el máximo funcionamiento de la instalación.

El mantenimiento preventivo de las instalaciones eléctricas de baja tensión se realiza con revisiones periódicas de mantenimiento a la instalación eléctrica general y de todos los cuadros de baja tensión. Esta revisión debe incluir un reconocimiento general de la instalación, canalizaciones, los cuadros de protección, los receptores, las tomas de corriente, entre otros; en todo lo mencionado se verifica el estado de conservación, las protecciones contra contactos directos e indirectos, las conexiones y finalmente se debe realizar algunas operaciones estándar como la limpieza y el reapriete. De encontrarse fallas puntuales que afectan directamente el funcionamiento de la instalación eléctrica se tiene que realizar inmediatamente un manteamiento correctivo, atacando el problema de manera que se resuelva en el menor tiempo posible y así la instalación eléctrica vuelva a su óptimo funcionamiento de operatividad.

La seguridad es muy importante y además es primordial, tanto para las personas cercanas a la instalación, como a los electricistas especializados que realizan las actividades de mantenimiento. Se debe siempre respetar y cumplir todas las normas se seguridad establecidas, y esto lo tiene que tener presente todo el personal involucrado directa e indirectamente con la instalación eléctrica.